MARUJA MALLO/MONOGRAFICO DE TRIGO

A esta mujer que pintó la gran, grandiosa, inmensa, pintora Maruja Mallo, siempre le surgen espigas de trigo en las puntas de los dedos. Ni el más grande milagro ni el peor ardid de un mero photoshop podrían quitar estas espigas que surgen, asoman y asombran. En la medida que puedo comprender y fantasear, el trigo y el mar simbolizan el principio de la vida, el alimento. Panes y peces. La vieja historia cristiana cayó, pero no sobre mí iracunda, si no como un cuento de hadas, o mejor dicho, de malos y buenos. Gente enfadada o derrochadora capaz de cualquier cosa, tanto en su ira como en su generosidad. De medias tintas nada. No había matices en aquellas historias ni en sus moralejas. El trigo de la Mallo también es cristiano, por mucho que Maruja se rebelara y dijera fin y atea y arrease contra dios. Una chica de Viveiro, en Lugo, mamó cristianismo desde la placenta ( por no anticipar otros lugares) y al pintarlo le salió la mirada asombrada de la mujer sorprendida, que era su misma mirada pero azul. Maruja Mallo también era ingenua y totalitaria. Por mucho menos he amado, pero ya no.

1 comentario:

padam dijo...

me alegra que te guste, ya ire haciendole cositas cuando ande un poco menos agobiada...

de momento mudanza a la vista, cambio total y curro pendiente de un hilo. necesitaré curro urgente bonet, si sabes de algo, te lo agradeceré...

estaría bien vernos y animarnos.

mua