PADRES Y MADRES

Hoy escribo desde la indignación, la ira. Un padre se ha suicidado tras tirar a su propia hija por un barranco. El barranco que daba al faro. Vaya ironía. No hablo solo de este padre, cruel, miserable, abominable ser, si no de otros, que hoy, han ido apareciendo en mi devenir cotidiano. Y no matan, ni degüellan, ni hacen sangre, pero duelen como sí. El insoportable hedor de un padre que no comprende a su hija lesbiana y la acosa como un buey, la hace polvo. La niña me llama algunas veces. Ahora dice que se va y le deseo un buen viaje. He visto unos padres controlar todos los movimientos de su hija adulta y verter odio hasta sacar pus por la boca, equivocándola. Y he visto a una madre encerrada en el búnker de sus padres dando lecciones de amor a su hijo. Que no nos distraiga el dinero ni las clases sociales. Que no distraigan a quienes se ocupan del bienestar de los niños. Aunque hay sub-mundos que ni un funcionario, ni un buzo funcionario, ni un hombre pez espada podría transitar. Uniones nocivas que se repiten desde los siglos de los siglos. Falsas apariencias, mucho odio, la raya en medio y la hipocresía por montera. Que nadie nos libre de equivocarnos como padres y madres, pero que todos esos que perturban, sectarizan, cercan, acorralan, espían...no puedan hablar públicamente ni en el nombre de dios, ni en pro de la justicia humana, ni sirvan sal a sus vecinos. Que un milagro científico los deje en pelotas, tal cual son. Y de ahí, otra vez la vida, pero tranquis, meditando, escupiendo, que muy tranquis...

1 comentario:

padam dijo...

hola bonetti, te he cambiao el fondo, como ves. pa que vaya a juego con el vestidito rosa de la niña y con la imagen de esta entrada...

estoy en psicosis de amenaza constante y bastante asustada. psicosis de que aparezca en cualquier momento y lo mande todo a la mierda sin tener el más mínimo derecho a hacerlo. miedo de que me quite mi felicidad y terror absoluto de que machaque hasta donde puede llegar a machacar al amor.

necesito que me digan que realmente son ellos los que están mal de la olla. ya estoy harta de tanto chantaje y de tanto odio.

un beso fuerte llenito de amor pequeñito que sale a borbotones de mí cada vez que alguien lo intenta matar.