Pidiendo

Hace días que pienso y pienso y no paro de pensar. Al blog no le importa si yo pienso, porqué el blog, en la medida que le he concedido (y le habéis concedido) viva propia, me exige, pero no me pregunta como estoy.
Cuando las exigencias no se cumplen se pone un gusano en el corazón, que no es más que el timbre de la responsabilidad. Un gusano es un timbre que pita y pita mientras una está pensando en otras cosas. Los gusanos como metáfora de la responsabilidad, anidan en mi corazón, porqué no concibo otro lugar donde puedan crecer (me) sin ser lidiados con el capote de la indiferencia y el auto engaño.
Si quieres tenerme, si quieres joderme, pide una de ternura.
Todos tenemos nuestros modos de hacer las cosas, Y yo, a algunos modos, les pongo gusanos orondos y de colores.
Nada es tan enorme como lo cuento, porque no es la responsabilidad la que me lleva a agrandar el número de posts de este lugar del que no reconozco los límites. La responsabilidad es lo que me tiene pensando estos días, como la Mafalda de Quino y Rodin.
Zapatote sobre silla de madera y la mente abigarraga de información por no conseguir escuchar el silencio, hacerme silencio zen parabien.
Esta noche me voy a bailar. Viva el Apolo y el Txarly Brown y sus deshoras para la programación, y los conciertos rumberos Ackillifunk de todos los jueves. Me perdí el de mi admirada Cathy Claret cuando es canastera y nada más.
Esta entrada no les gustará a los amigotes que me leen, porqué me exigen más. A mi misma, por poner un ejemplo cercano, tampoco me gusta tanto como echarme a. Cuando siento que no me exijo, engordo. Y si engordo mucho no tolero que nadie me toque.
De modo, que para asegurarme una caricia continuada, tengo que seguir escribiendo, cumpliendo al toque de mis gusanos, lo que un día comencé y no quiero dejar aunque fuera de estos imposibles límites, piense y piense.
Y bueno, dado que hoy estoy siendo sincera como este sol de Barcelona, chillón a primavera mas no poder, con humedad a tope, os pido, a los que me leéis, que interactuéis.
Ya lo hacéis, vale, pero más y desde este espacio a ser posible.
Sé que no es fácil entrar hasta aquí a decir pedo o a decir flor, pero lo voy necesitando.
Desde que fuí gusano sé pedir lo que me corresponde. Ay, me ha salido una exageración que roza la mentira. Y sólo por pediros que me gustaría sentiros más cerca en el blog. Sentiros mas cerca en la vida que le hemos concedido a este espacio; que a no ser que tenga un virus vacilón, le crecen las visitas que no veas.

6 comentarios:

Mariano Muniesa dijo...

Pues aquí me tienes, como siempre. Siempre leo tu blog, y me gusta ese acento críptico que le das a muchos de tus escritos. Es estimulante reflexionar antes de irse a dormir (o a meterse en la cama y pensar en mil cosas, y por tanto a no dormir) y leer tu blog siempre deja un espacio para la reflexíon.
Besos y abrazos, amiga, se te quiere.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Siempre leo tu bloc, aún en la distancia tanto física como emocional, porque me gustan tus puntos de vista. La verdad es que no provoca en mí reflexión, es más una constatación (en algún sentido) de lo que puedo opinar sobre algo y no siempre, claro.

Maite

Magda Bonet dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mireia dijo...

ja saps que de tant en tant em passo per aquí però fa temps que no dic res. no vull convertir internet en una responsabilitat més, que ja en tinc prous... i és el que m'estava passant.

muá!

pepcrazy dijo...

me gusta, si me gusta bastante......todos necesitamoss sentir que la gente está contigo..... tew seguiré leyendo.......