Viva el Rey!

Madonna no puede dejar de llorar, Michael Jackson ha muerto. Esto no es un periódico de noticias frescas, pero nada mas saber la notícia de hoy, he entrado a fisgonear en la red, he llamado a las dos personas con las que podía hablar de lo que quería hablar (cons-ter-na-ción) y no las he encontrado. Aquí estoy, aumentando el espacio cibernético. La historia de Jackson es una de las biografías mas tristes de la música pop. Es Dickens, Shakespeare, dirty realism, página de sucesos, Elza Maxwell, Hermanos Grim, Yelow Submarine, Dorothy Parker, Al Capone, Love Me Tender, Centro de Asistencia Sanitaria Tutelada y Peter Punk. También es verdad ( habla mi perro) que la ayudante de cocina de Jackson puede llegar a tener una biografía mas sangrante que la del Rey, pero mi perro es un mil leches, nunca vió a Jackson en directo y nunca podrá sentir ( en su condición de guau) con que claridad meridiana, Michael Jackson, el del gran talento y el de la megalomanía, escenificó, -con tan solo una vida- lo mejor y lo peor de nuestros tiempos. Cuantas la historia de Jackson a un marciano y el marciano entiende el mundo actual. Lo que nunca entenderá el marciano, es de donde le nacía el talento al hombre del vitíligo y los autos de choque, pero todo lo demás: el modo como se expuso todo el rato al juicio popular, los desmanes, la tragedia y el I love Diana, el marciano lo entenderá porqué lo aprendió en el curso P2 de marcianitos. Y se echará a llorar como Madonna. El Rey del Pop ha sido el colmo de lo popular, de lo bueno y lo malo del pueblo, un mito donde todos encajamos. Por delante, por detrás, por el detalle, o por un pelo, pero todos estamos ahí. Todos los que hemos vivido su tiempo, estamos en alguna de sus cosas. En lo que no estamos ( o sí, pero de oyentes) es en como se cargó los prejuicios musicales y lió la negra con la blanca, la corchea con la semi y consiguíó que hasta los más acérrimos de "algo" vivieramos la vida en un Triller. De gran genio su talento, aunque no nos diera más y más, sino cada vez menos. Me parapeto en lo dico nada mas saber la noticia, para no caer en la tentación de seguir los dimes y diretes, los millones de desmayos y las investigaciones policiales que se sucederán a la muerte del Rey. Farrah Fawcett también se ha ído. ¿Hay alguien tan desnaturalizado en este mundo para no entender el llanto de Madonna y el de Liz Taylor? El Rey ha muerto !Viva el Rey!

2 comentarios:

txema.anguera dijo...

Amén.

Anónimo dijo...

Yo también quiero ser cada día más blanca, y gustarme más cuando me veo en el espejo. Y quiero conservar a mi niña dentro, consciente de ser ya adulta. Y quiero que a mi alrededor todo parezca un parque de atracciones con mucha gente paseando.
Y es un parque de atracciones; de muchas tentaciones atractivas; de apariencias maravillosas que esconden vacíos humanos insalvables…
Y Michael también quería, desde su estado de pureza amenazada. Subía al escenario y absolutamente todo el dolor, la incomprensión y su terrible soledad –a pesar de todos- desaparecían por arte de magia, de su magia.
Pero vivía con necesidad de anestesias, con necesidad de anular el sufrimiento en su cuerpo y en su corazón incoloro.
Admirado Michael, dónde andarás? Tal vez por esos cielos cerca de la luna. Quién sabe si no le rindes homenaje cada día-noche y te acercas a ella y le bailas tu Moon Walk.
Y ella se ríe, ella que no tiene luz propia a diferencia de ti.
Querido niño, descansa de todo. Este mundo, con nosotros dentro, destruye cuando fabrica. Rock with you, love with you.

Magda: Rock with you, love with you.
Sílvia C.