APARTA DE MI ESTE DRAMA

Obra de Karim Adduchi

Aduchi tenía siete primaveras cuando llegó a Barcelona procedente de Marruecos y es el segundo hijo de los tres que trajo al mundo un matrimonio trabajador, de esos trabajadores que no se arrugan, principales actores de un mundo feliz que algún día habría de ser y Huxley no tuvo en cuenta en el suyo. 
Karim tenía siete primaveras cuando llegó. Ahora tiene poco mas de veinte y todavía no ha conseguido la nacionalidad española: "Hemos hecho y seguimos haciendo mucho el ridículo". La última frase la dijo ayer noche una mujer a la que admiro y quiero mucho y se revuelve por las mismas cosas que ponen en pie de guerra a Karim. La mujer es Maruja Torres y el chaval la adora: "El amor busca el amor sin cambiar de rostro", escribió el desdichado Paul Eluard.
La edad solo cuenta para el hígado y la maquinaria. Lo demás son espejismos o terrenos yermos para gente del mal querer y la leche agria.
A lo que iba. Mi "morito bello" está estudiando segundo de Bellas Artes y hace poco, uno de sus profesores ( Fijo que está abducido por Altaió y sus acólitos o ambiciona una cartera en el Consell de les Arts) le dijo que debía apartar el drama de sus cuadros. Dijo mas y voy a resumirlo poniéndole voz en on. Habló nada menos que una hora es una hora una hora es y también un mal rato.
"Estás anticuado, deberías modernizarte. Tu estilo es de principios del siglo veinte centroeuropeo. No estás en tu contexto social, si no en otro que te has creado. Ten cuidado con el drama que expones en tu obra. Deberías esconderlo para que hubiera misterio y blablablabla."
Karim callaba porque es del tipo de personas que agarran lo que vuela por el aire y luego lo desmenuza o lo tira a la cara, pero cuando el tipo, el profesor, le habló de esconder el drama, Karim ya no calló y muy suelto le dijo que había escogido el arte porque lo concebía como un camino de libertad y que se se cuidara muy mucho de juzgar su arte sin conocerle. "La persona y su creación son indisolubles", esto es algo que se viene sabiendo desde Altamira y hasta Chin Chán, porque es cuestión de sentido común.
El chaval remató su razonamiento con un "A lo mejor expreso el drama en mi obra porque todavía no puedo expresarlo con palabras" Y ahí, según parece, el profesor se dio por vencido y al final; al final del fin y el the end, el profe cambió de tercio y donde dijo digo dijo diego, para pasar a alentar a su alumno, -pretendidamente tan seguro de sí mismo-, a seguir haciendo lo que le viniera en gana. 
Hay que ver que poco sustento discursivo tienen estos profesores "modelnos", que gozarían en colgar a ancianos de un geriátrico en el techo de un museo, para darnos a conocer el paso del tiempo. El ingenio no es arte y Karim lo sabe. Maruja Torres también, porque lo inventó ella con los de Altamira y Chin Chán en una asamblea. 
El profesor, pobre tronxo de col ( troncho de col) parecía ignorar la cantidad de dramas que se han creado en la historia por querer apartarlos. 
Ojalá Karim siga pintando sus retratos hasta acabar con la tinta de los que la velan en su facultad donde el drama son ellos. Y al que le guste lo suyo ( también hace fotos y escultura) que le pille algo. Lo vende por dos duritos. Drama e IVA incluído.

3 comentarios:

Karim Adduchi dijo...

Gracias Magda.
Un Placer.

Karim Adduchi

Mariano Muniesa dijo...

Un saludo y mi felicitación a Aduchi por su trabajo.

Y perdona, pero hoy no puedo gritar otra cosa:

¡¡¡¡¡AUPA ATLETI!!!!

Hoy el Madrid humilde, obrero, trabajador, emigrante, se siente feliz. Ese Madrid que nunca será el de Esperanza Aguirre, ni de Gallardón, ni de los fachas de la camiseta blanca.

¡¡¡¡AUPA MI ATLETI DE MADRID!!!!

Michoud dijo...

Gran reflexión: la edad solo cuenta para el hígado y la maquinaria...

Karim se merece una entrada como esta y muchas más.

Un besote, Magda!!

Nuria