JUAN ECHANOVE: TIEMPO DE JUSTICIA

Ay que he vuelto a liarme con los píxeles y me ha salido una imagen pequeñita...
Puedo cambiar la edición de la página y escoger otra foto de Juan que ocupe todo el espacio que se merece en lo mío ( todo) pero lo dejo así porqué lo veo como una demostración de cómo es él, tan tímido en las emociones ( tortugita saca la cabeza, tortugita saca el cabezón)
Desde los Madriles o desde donde esté, el hombre habrá intuido que quiero hacer justícia y ha convertido quinientos píxeles en un puntito perdido en la niebla. No me importa. No me importa ni que él lea lo que voy a escribir, Porqué lo que ahora escribo desde mi blog, lo lanzo al mundo o al desierto (dice Blanca Andreu, que escribir un blog es cómo clamar en un desierto) o a la estadística ( joer, Juan, que dicen los estadistas que hay el mismo número de posibilidades de que te toque a tí la lotería,-o a mí, o a cualquiera; pero creo que tú tienes muchas menos, je-, que las que tiene un meteorito de chocar contra la tierra) o al cable de red que sobrevivió al vendaval de ayer en Barcelona, pero creédme, que es sólo por el placer de hacerme justícia.
Han sido muy duros los dos últimos años. Dureza de dolor físico, anímico y sus circunstancias. Duros para mí, no para Juan. Cierto es que me largué con el dolor, me aparqué, como hacen los elefantes cuando sienten que van a morir y no escribí en los muros el nombre del tormento. Ausencia y nada más. Me acompañaron unos amigos que no nombro porqué están esparcidos por el blog y en mi mirada. Y desde muy lejos (y muy cerca) Juan se arrimó a la Magda Maragda sin brillo, dió la vuelta al ruedo del coraje y la amistad y se marcó un rockanroll con todas las de la ley delante de mis ojos y a mi alrededor, cual chamán de tribu atávica, que me dejó una estela de ansía por vivir y volver al baile.
Ya era hora que lo dijera (Martí Farré Sender, que bonito nombres tienes) e hiciera justicía, que en el caso de Juan ( ¿eres un personaje público? ¿eres público o actor? ¿eres puta?) al ser como es un hombre conocido ( PUTO AMO de la escena, PUTO AMO!) y por su valor, se merece.
Porqué de Juan se sabe que es hombre de izquierdas y que es tal y pascual cuando le preguntan, o se suma a lo que haya que sumarse según lo entienda, pero yo, desde este blog color azul, por teléfono o de pie, puedo decir que además POSEE una gran PUREZA IDEOLOGICA y los gestos que la subrayan.
Nos vemos muy de vez en vez, él anda entre sus tarimas y su niño... Por cierto, le ha salido un pichichi del fútbol. Así es la vida, Echanove. Y a joderte, tú, que no has hecho más deporte que el deporte nacional del mediodía...
Yo ando entre los folios y mi niña...pero nos queda un abrazo en Madrid, bajo el reloj de la Puerta del Sol a altas horas de la noche, los poemas de Vallejo con sus lápices de colores, la juventud divino tesoro de quiero ser actor, ya verás nena, yo este papel me lo como, hago mondongo con lo que le pasa a este personaje y déjate, que no voy a escuchar más rock, que me jode el tímpano, va Bonet, que mañana ruedo mi primera película, tía, rodar una película, nena, como Greta Garbo, vamos a celebrarlo, vamos....
A veces, de las veces de vez cuando en que nos vemos, nos ponemos al día y nos reímos mucho porqué todo se repite. Uno es como es y todo se repite, el error, la gracia...
El caso es que tenía que decirlo, decir que me ayudó a levantarme, cuando podía haberse largado silbando, porqué tampoco andábamos tan unidos ( o sí) algo que su forma de entender y vivir la vida no le permite. Así que me regodeo en la belleza y el azar de haber conocido y vivído a este señor tan señor y tan chim pam.
Esta entrada la podría haber escrito en catalán porque Juan lo aprendió. Lo habla y escribe. (¿No había dicho que no me importaba que él leyera esto? Sí que me importa, vanidad!)
De repente me llega a la bandeja de entrada del móvil un texto escrito en catalán, cual Pompeu Frabra nos visita, y tengo que hacer un malabarismo de interpretación de escritura y contenido porque arriba en la pantalla pone Juan Echanove y no Joan Etxanou, que no estaría mal, por otra parte.
Dicho lo dicho, -me he sacado unas ganas de adentro-, ya no queda más que levantarme del teclado y preparar las cosas para mañana, lunes lunero, mientras escucho el Malena canta el tango como ninguna por la Rinaldi y más tarde, por la noche, al ver el Telediario, cuando llega la sección de deportes (ese momento en que bajo el volumen) recordar a Juan de nuevo y partirme la caja suponíendolo de chófer, estratega y confidente de un niño que juega al fútbol. Partirme la caja de risa, de amor y de ternura.

2 comentarios:

Ferran dijo...

no sabía això.. aquest tío es una canya...L´he vist sempre que ha vingut a Barna, ès molt bó...¿Tímid? i els dos junts un fogata de Sant Joan. Petó

Eartha Kitt dijo...

Me haces llorar. Cuanta envidio esta amistad y vuestros TALENTOS. Echanove es un grandísimo actor, a ver si dirige y será el sucesor de Fernando Fernán Gómez........au revoir