Madurez democrática y plan de acción


 ¿Qué nos está pasando? Cualquier día de estos se nos sienta en el trono un tipo con bigote, poseedor de un embudo muy estrecho y nos pondremos las manos en la cabeza.
Ahora resulta que a Garzón le va a meter una patada en el culo la extrema derecha y nosotros, aquí, sin hacer nada; mas dispuestos a alargar las sobremesas compartiendo lo mal o lo bien que nos cae el juez, que a parar esta barbarie a la que se sumarían otras tantas con nuestro indiferente consentimiento.
No quería pasar por ello, pero me vencen las ganas. Que quede dicho. Garzón no es santo de mi devoción. Hablo en general y las generalidades son siempre malas. Los generales tampoco son Dumbo.
Pero, vamos a ver. Que, a mí, el señor Garzón me la traiga al pairo. O tú no soportes su nariz o su egocentrismo; no nos debería importar ( quina mandra y que triste tener que recordar los abecés del vivir, vivir)
Lo que es grave y muy dramático es que en el dos mil diez de este siglo recontra cambalache que anda en la dirección de los cangrejos, se juzgue a un juez por revisar unos crímenes de antes de ayer que a todos nos conciernen. Que se le juzgue y que se le eche de su trabajo.
Si consentimos eso, consentimos todo lo que venga luego. Y entonces a chistar. Que nadie hable. Quién va a Sevilla pierde su silla. Nosotros estamos a punto de perder nuestra dignidad de pueblo, sólo porque al que van a matar nos cae mal. Qué bonito y cuantas homilías de madurez en vano.
Si no salimos a la calle, gritamos, denunciamos y nos ponemos de acuerdo para combatir esta injusticia, nos van a crecer orejas de burro, aunque hay algunos que ya las llevan puestas y desde sus columnas de periódicos dicen: “Si el país reacciona, será una victoria para Garzón.”
Ni código ético ni ostias. Escriben pasándoselo todo por el forro.
Si el país reacciona, será una victoria para el pueblo. Y si a usted, imbécil, más que imbécil (no voy a darle publicidad al anormal que escribió esto) si le preocupa mas una gloria personal que un infierno colectivo es que es rematadamente tonto y sobretodo tiene mucha mala leche,
La mala leche, las rencillas personales, tienen las piernas muy cortas y escriben la historia mezquina. De eso se aprovechan los “ojo avizor” de mala leche con miras que hoy mismo están clonando señores para poner en los tronos. Con bigotes, embudos y que manden callar a su pueblo sin miramientos.
¿Qué nos está pasando? ¿Cómo vamos a hacer para movilizarnos?










3 comentarios:

Anónimo dijo...

La cosa está clara, un juez del supremo sienta a otro juez en el banquillo de los acusados por no haber hecho bien los deberes.

Si eres juez estrella, debes saber nadar en tu entorno y no dejar-te ni una sola puerta de atrás abierta, ni una sola.

Pues entran los fachas, los envidiosos, los malos y los peores.

No lleva escolta? pues que lleve un asesor que le explique donde tiene competencias y donde no.
Por mi que le den, por tonto y mal profesional.

Petons!

L'imperdible de ℓ'Àηimα dijo...

Què ens està passant?

Potser el que era de témer... Ja cada vegada en política, no em sorprèn res!

Una abraçada i espero que t'interessi l'especial Sant Jordi del meu bloc.

L'imperdible de ℓ'Àηimα
>Jordi Cirach

Mariano Muniesa dijo...

Magda, cien por cien de acuerdo contigo. Yo también siento esa misma indignación y también la he expresado en mi blog.

Un beso encanto, eres cojonuda.